Manuel Gómez Contioso, salesiano presbítero

El director de la casa salesiana de Málaga en julio de 1936, don Manuel Gómez Contioso, nació en Moguer, Huelva, el 13 de marzo de 1877. Con 17 años entró en la casa  de Utrera (Sevilla) pasando, dos años después, al noviciado de San Vicenç dels Horts, Barcelona, donde, en 1897, hizo la profesión  perpetua. Allí estudio el primer año de filosofía y el segundo en Sarriá. Vuelto a Andalucía, simultaneó primero en San Benito de Calatrava, Sevilla, y luego en Utrera las prácticas pedagógicas con los estudios teológicos, que culminó el 23 de marzo de 1903 con la ordenación sacerdotal en Sevilla.

Estrenó don Manuel su sacerdocio en Utrera como consejero escolástico y, excepto los cinco años de confesor en Córdoba y el siguiente sexenio de director en Écija (Sevilla), desarrolló todo su ministerio salesiano durante 20 años –no seguidos- en Málaga, como confesor, prefecto-administrador y, por dos veces, director. La segunda vez, desde un año antes de que comenzara la Guerra Civil.

A don Manuel le llegó “su hora” el 24 de septiembre. La saca, en la que fueron sacrificados 110 hombres y 8 mujeres, tuvo lugar desde la una y media a las seis de la tarde; los salesianos, con los de su ‘brigada’, salieron a eso de las 3 de la tarde. Don Manuel estaba signado con el número 179. Llevado ante las tapias del cementerio de San Rafael, el anciano sacerdote fue asesinado.

Un salesiano de su comunidad dice que “era el clásico salesiano. A pesar de su edad estaba a la altura de todo. Recuerdo que en el fervorín de una fiesta de 1931 exclamó: ‘Nosotros defenderemos a Cristo y derramaremos hasta la última gota de sangre y estaremos a la máxima altura que haya que estar’...” ¡Y lo cumplió!