Federico Cobo Sanz, aspirante

El, también, aspirante a la vida salesiana Federico Cobo Sanz llevaba en Carabanchel Alto tres cursos, cuando le sorprendió la persecución que afrontó –a sus 16 años y 8 meses- junto a su hermano, salesiano residente, igualmente, en Madrid.

Federico había nacido en Rábano, Valladolid, el 16 de noviembre de 1919. Siguiendo el camino señalado por su hermano mayor don Esteban, entró en el aspirantado salesiano de Carabanchel Alto a los 14 años.

En el asalto al seminario salesiano el 20 de julio de 1936, Federico fue, igual que todos sus compañeros, llevado al cercano colegio militar Santa Bárbara. De allí, al día siguiente, se lo llevó su hermana doña Cristina Cobo que vivía en Madrid. En su casa estaba ya el hermano de ambos, don Esteban Cobo, salesiano.

Mientras los dos hermanos estuvieron refugiados en casa de su hermana doña Cristina, practicaban vida recogida, que les facilitaba llevar a cabo sus prácticas religiosas. Frecuentaban, además, la Biblioteca Nacional, para resguardarse de registros y pesquisas de los milicianos al mismo tiempo que leían y estudiaban.

El 22 de septiembre de 1936, a las siete y media de la mañana, cuatro milicianos irrumpieron en el piso de doña Cristina Cobo y se llevaron detenidos a Federico y a su hermano don Esteban. Dijeron que los llevaban a la Dirección General de Seguridad, pero no fue así. Sus cadáveres aparecieron expuestos el día siguiente en el Depósito Judicial de Santa Isabel. En las fichas del juzgado constaba que habían sido asesinados en Puerta de Hierro. De los dos hermanos fusilados, hay fotografías.