Victoriano Fernández Reinoso, clérigo

Otro clérigo de la comunidad de Atocha desaparecido pocos días después de que se desencadenara la violenta persecución religiosa de 1936, fue don Victoriano Fernández, nacido el 27 de enero de 1913 en Campos, Orense. En 1926 entró en la casa de Allariz y, de allí, pasó como aspirante al colegio San Miguel Arcángel del madrileño Paseo de Extremadura. Hizo el noviciado en Mohernando (Guadalajara), donde profesó como salesiano en 1933. Allí mismo hizo los cursos de filosofía. A mediados del curso 1935-1936, fue destinado a la casa de Atocha, como maestro y asistente.

Según se recoge en la Positio (Summarium, pág. 46, n. 72), “la virtud en que más se distinguió (don Victoriano) fue la obediencia, pues se sometía sin réplica y con decidida prontitud a cualquier trabajo aún difícil y penoso”.

En el caos producido después del primer intento de asalto al colegio el día 19 de julio, don Victoriano y el coadjutor don Emilio Arce, lograron evadirse. Se ignora dónde se refugiara don Victoriano en esos primeros momentos. El día 22 de julio, por el contrario, sí se sabe que se instaló en la pensión La Giralda, en la calle Esparteros, 6, donde también se había refugiado don Emilio Arce. Ambos decidieron ir al colegio el 23 de julio. Cuando, en compañía de un antiguo alumno, subían por la calle Argumosa, fueron reconocidos como religiosos salesianos y unos milicianos que rondaban por allí los detuvieron y condujeron al comité socialista de la calle Valencia. Poco tiempo después, don Emilio y el mencionado antiguo alumno que acompañaba a los dos salesianos en el momento de la detención, fueron puestos en libertad. No se ha podido averiguar, sin embargo, nada de lo sucedido, posteriormente, a don Victoriano, ni el lugar donde fuera asesinado y sepultado.