Esteban Cobo Sanz, estudiante de teología

Nació en Rábano, Valladolid, el 21 de noviembre de 1905. En 1919 entró como aspirante en la casa de El Campello y después hizo el noviciado en Carabanchel Alto, donde profesó como salesiano en 1925. Después de realizar allí mismo los estudios filosóficos, fue destinado, para hacer las prácticas pedagógicas, a la casa de la madrileña Ronda de Atocha, donde permaneció los cursos 1927-1931. A continuación estuvo cuatro años en Carabanchel Alto cursando la teología. Terminados los estudios teológicos, fue destinado al colegio de Paseo de Extremadura durante el curso 1935-1936, al final del cual pagó con su propia vida las consecuencias de la persecución religiosa que, una vez comenzada la Guerra Civil, se desencadenó en muchos de los pueblos y ciudades de España que quedaron bajo el control de la República.

Ya nos hemos referido a don Esteban al hablar de su hermano Federico, también mártir. Según ha sido narrado, el 22 de septiembre, a las siete y media de la mañana, cuatro milicianos armados invadieron el piso donde estaban refugiados ambos hermanos, propiedad, como sabemos, de su hermana, doña Cristina Cobo, en la calle García de Paredes. 20, de Madrid. A los dos los detuvieron por ser religiosos y se los llevaron en un coche. Dijeron que los llevaban a la Dirección General de Seguridad, pero no fue así. Los fusilaron en Puerta de Hierro.

A propósito de sus disposiciones interiores, mientras estuvo refugiado en casa de su hermana Cristina, don Esteban repetía con frecuencia que sería feliz si Dios lo elegía como mártir, y que si esos eran los designios de Dios, daría la vida con alegría por Él. Decía también que los enemigos de la Iglesia no sabían lo que hacían, y debía perdonarlos porque no habían recibido educación religiosa.