Manuel Borrajo Míguez, clérigo

Nació el día 22 de agosto de 1915, en Rodicio-San Xoán de Seoane-Allariz, Orense. Inició el aspirantado en Allariz (Orense) y lo continuó en el colegio San Miguel Arcángel de Madrid. Hizo el noviciado en Mohernando (Guadalajara), donde profesó como salesiano en 1932. Allí mismo realizó los estudios filosóficos. En el verano de 1934 fue destinado al colegio María Auxiliadora de Salamanca para las prácticas pedagógicas. Allí se ejercitó, durante dos años, como maestro con verdadero provecho propio y de sus alumnos. Exigencias legales le privaron del uso de la sotana, pero no de su espíritu religioso y salesiano. Cuando aún le faltaba un año para terminar el trienio práctico y empezar la teología, en  julio de 1936, los Superiores le enviaron durante las vacaciones de verano a la casa de Carabanchel Alto, sufriendo allí la persecución y el martirio con otros salesianos de aquella comunidad de las cercanías de Madrid y con don Pedro Artolozaga, que, lo mismo que don Manuel Borrajo, había llegado desde Salamanca también, como acabamos de indicar.

A don Manuel Borrajo lo detuvieron en la pensión Nofuentes el día 1 de octubre de 1936 y, con don Pedro Artolozaga, conducido primero al Ateneo libertario de la calle San Roque, 9,  y luego a la checa de Fomento. Tampoco se supo más de él tras el interrogatorio al que le sometieron en dicha checa. Su cadáver, como el de don Pedro Artolozaga, apareció también el 3 de octubre en el kilómetro 10 de la carretera de Castellón. De don Manuel fusilado hay fotografías. 

Durante toda su, por desgracia, corta vida salesiana, don Manuel se distinguió por su piedad, estudio, mortificación y exactitud en el cumplimiento de los deberes. Procuraba imitar, tanto en la piedad como en el estudio, a santo Domingo Savio.