Carmen Moreno Benítez, hija de María Auxiliadora

Nació en Villamartín, provincia de Cádiz y diócesis de Cádiz-Ceuta, el 24 de agosto de 1885. Cuando en 1892 murió el padre, la familia se trasla­dó a Utrera (Sevilla) donde la niña conoció de cerca a los salesianos. Como, además, tenía una hermana mayor, María de la Paz, que era salesiana, fue orientando su vocación hacia el Instituto, en el cual profesó en 1908. Su vida salesiana se fue desarrollando en varias casas, hasta que, en 1925, fue nombrada directora de la de Valverde del Camino (Huelva). Allí pudo conocer e intimar con sor Eusebia Palomino, la cual moriría en olor de san­tidad el 10 de febrero de 1935. Las dos se comprendieron, se ayudaron recíprocamente y supieron dejar detrás de sí un ejemplo admirable de vida cristiana.

En 1935 Carmen Moreno Benítez fue destinada al colegio de Barcelona-Sarria con el cargo de vicaria. Su directora, sor Felisa Armendáriz Moreno, encontró en ella un gran apoyo para el gobierno de la institución. La describe así: «Era muy piadosa -ésta era su cualidad distintiva-, muy afable por naturaleza, dulce y afectuosa con todos, muy caritativa». Fue en esta casa donde, según hemos explicado, le sorprendió el estallido de la revolución de 1936.