Zacarías Abadía Buesa, salesiano estudiante

Nacido en Almuniente, provincia y diócesis de Huesca, el 5 de noviem­bre de 1913, se relacionó con los salesianos por medio de su hermano Fede­rico, que ya lo era desde el 1918. Piadoso y buen estudiante, hizo la profe­sión religiosa en 1930. Destinado al colegio del Santo Ángel, de Sarria, no sólo se reveló como un buen maestro, sino también como animador y coordinador del deporte escolar. Al concluir el curso 1935-1936, sólo dese­aba comenzar a estudiar la teología, ordenarse de sacerdote y marchar a las misiones. Pero la revolución de julio deshizo brutalmente tales proyectos. Después de sufrir algunas peripecias, halló cobijo en la casa de un antiguo alumno, hacia finales del mes de julio. Pero, a los pocos días, se le ocurrió ir a hacer una visita a dos amigos salesianos... Lo veremos enseguida.

Su historia, acabará indiscutiblemente unida a la de Felipe Hernández y Jaime Ortiz.