Agustín García Calvo, salesiano laico

Nacido  en Santander, provincia y diócesis de Santander, el 3 de febrero de 1905, conoció en la misma capital a los salesianos. Profesó como sale­siano laico en Barcelona-Sarria, en 1922, y rubricó su vocación salesiana con los votos perpetuos en Girona, en 1933. Un hombre sencillo, piadoso, diligente y entregado a su tarea de educador. Juntamente con Florencio Celdrán, volvieron a meterle en la cárcel el 29 de julio de 1936.