Los mártires  de la Familia Salesiana española 1936-1938

En 1936, la España salesiana estaba organizada territorialmente en tres inspectorías o provincias: Bética, Céltica y Tarraconense. Era una división territorial que venía desde 1902. Estas provincias salesianas, además de a un territorio, hacían referencia, sobre todo, a obras salesianas, comunidades y, por supuesto, a salesianos. 

Antes de hablar de ellos y, principalmente, de los que fueron martirizados, nos vamos a detener brevemente en cada una de las tres inspectorías a fin de indicar el número de profesos y novicios que tenían en 1936, entre otras razones, para que se vea, aunque sólo sea muy por encima, lo que, para la España salesiana, supuso, cuantitativa y cualitativamente, la persecución religiosa, particularmente durante la Guerra civil de 1936-1939. 

Más que en las cosas destruidas y perdidas para siempre, que fueron muchas también, nos fijaremos, principalmente, en las personas, y de ellas, en las que entregaron su vida como testigos de la fe cristiana: los mártires españoles de la Familia Salesiana, víctimas de la persecución religiosa durante la Guerra Civil española (1936-1938).

- Inspectoría Bética de Sevilla

- Inspectoría Céltica de Madrid

- Inspectoría Tarraconense de Barcelona